El paquete de rescate fiscal, aprobado ayer por el Congreso, incluye una nueva ronda de transferencias directas a los ciudadanos