Según testigos del hecho, los autores serían ciudadanos venezolanos