Pocas horas luego de pronunciar esta frase, el mandatario argentino se disculpó