El escritor Mario Vargas Llosa dijo que quedó muy preocupado cuando le llegó la noticia del robo de libros en la Biblioteca Regional de Arequipa, vecina a la que lleva su nombre en la Ciudad Blanca, por lo que consideró necesario garantizar la seguridad del patrimonio bibliográfico.