Italia, España, Francia y Alemania se unieron el lunes a una lista creciente de países que suspendieron el uso de la vacuna AstraZeneca ante temores de coágulos sanguíneos, aunque la OMS aconsejó seguir utilizándola.