En un partido que se puede comparar con la disputa bíblica entre David y Goliat, la selección peruana de fútbol no pudo ampliar la sorpresa que evidenció en la fase de grupos y en los cuartos de final, al perder por la mínima diferencia contra el gigante Brasil en Río de Janeiro.