Desde el 15 de marzo, la prueba PCR, molecular o antígena, solo se exige en los viajes terrestres interprovinciales si los buses de las empresas operan con aforo del 100% de los asientos disponibles y si el viaje supera las cinco horas de duración.