Los Juegos Olímpicos de Tokio se están viendo eclipsados por una sucesión de escándalos que salpican a su organización, el último de los cuales ha forzado la salida de uno de los responsables de la ceremonia inaugural en la víspera de su celebración.