Ecuador reforzó este jueves la vigilancia en su sistema penitenciario tras dos amotinamientos que dejaron 21 reos muertos, además de unos 60 heridos, una policía violentada sexualmente y varios fugados.