Eran las grandes favoritas de la noche y las dos cumplieron su objetivo de hacer historia: Taylor Swift ganó su tercer Grammy al álbum del año por el aclamado "Folklore" y Beyoncé se convirtió en la mujer con más gramófonos dorados, 28 premios a lo largo de su carrera.