Moscú convocó a su embajador de Washington el miércoles, mientras las relaciones entre Estados Unidos y Rusia se sumían en una crisis luego que el presidente Joe Biden calificara a su par ruso Vladimir Putin de ser un "asesino" que "pagará las consecuencias" por la injerencia en las elecciones.