El domicilio de Angel Di María en las afueras de la capital francesa fue objeto de un robo en presencia de su familia mientras el argentino jugaba este domingo con su equipo, el París Saint Germain, y eso mismo ocurrió en la casa de los padres de su compañero, el brasileño Marquinhos.