La Ciudad Sagrada de Caral, ubicada en el valle de Supe, en la provincia limeña de Barranca, reanudó ayer su atención al público. Uno de los retornos más esperados por los peruanos y en esta nueva etapa la atención a los visitantes se hará cumpliendo las medidas de bioseguridad dispuestas por el Gobierno.