Escolares de centros poblados pertenecientes a la provincia de Huaylas, en la zona sierra de la región Áncash, fueron los primeros beneficiados con la distribución de tabletas electrónicas que les permitirá desarrollar clases de manera remota.