El Congreso de la República promulgó una ley con la que busca garantizar el desarrollo y funcionamiento de las comunidades campesinas y nativas, y de las rondas campesinas durante la pandemia de covid-19.