En un trabajo conjunto, la Policía Nacional del Perú, el Ministerio Público y el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri), a través del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), frustraron la comercialización de 3,257 kilogramos de palo santo, extraído ilegalmente de los bosques secos de Sullana y Chulucanas, en Piura.