Unos 35 kilogramos llegó a pesar el pelaje de una oveja salvaje que deambulaba en medio del bosque australiano, en la que fue su primera esquila en cinco años, por lo que el montón de lana que la cubría se encontraba enredado y cubierto de barro y desechos.