Un nuevo terremoto de magnitud 5,2 en la escala de Richter sacudió este viernes Grecia central, con el epicentro situado en la misma zona que la semana pasada fue golpeada por un seísmo de 6,3, dejando inhabitables temporalmente mas de un millar de viviendas.