Los usuarios van a poder mantener la conectividad a pesar de que su operador no cuente con cobertura móvil en una zona determinada, lo que favorecerá la continuidad de los servicios públicos móviles.