Miles de familias se vieron afectadas por las lluvias torrenciales y las inundaciones que azotan Yemen desde mediados de abril, destruyendo hogares y refugios, y el martes las Naciones Unidas se alarmaron por el fenómeno que agrava la crisis humanitaria.