Una investigación en la que participa la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche (este de España) revela que entre enero de 2008 y julio de este año murieron en el mundo al menos 379 personas como consecuencia de un selfi, lo que supone un fallecimiento cada 13 días de media.