El distrito de Machu Picchu pueblo, en la provincia cusqueña de Urubamba, cuenta desde hoy con su propia planta generadora de oxígeno medicinal para atender a su población y a turistas que resultaran afectados, en medio de la pandemia, por el covid-19.