La anulación de las condenas contra el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva le abren las puertas de las presidenciales de 2022, en un nuevo vuelco de la vida del líder de la izquierda, personaje central de la historia del país desde hace más de medio siglo.