Lima ha cambiado. Hoy muestra la imagen de una urbe moderna, con una clara expansión hacia arriba, con edificios altos que ya no solo forman parte del ámbito urbanístico de distritos altamente comerciales o residenciales, sino que también forman parte de otros colindantes.