La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo el viernes que no hay razón para dejar de usar la vacuna contra el covid-19 del laboratorio británico AstraZeneca, después de que varios países suspendieran su aplicación por temor a la formación de coágulos de sangre.