Se tambaleó e incluso casi se extinguió debido a la pandemia de coronavirus: la llama olímpica finalmente brillará en Tokio y en sus estadios con un año de retraso a partir del viernes 23 de julio para dos semanas de hazañas deportivas, siempre bajo la amenaza del covid-19.