La atleta huancavelicana Jovana de la Cruz se encuentra entusiasmada con llegar a Tokio 2020. Será su segunda participación en los Juegos Olímpicos luego de competir en Río 2016, donde obtuvo el puesto 36 en maratón. Sus pequeñas hijas, Nayara (9) y Killay (1),y su esposo, el fondista Ulises Martín Ambrocio, son su motivación para asumir el reto de volver a medirse contra los mejores del mundo.