Los estudiantes de colegios particulares pueden usar textos escolares de segundo uso como fuente de consulta o material de estudio durante el año escolar, según el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi).