El sacrificado oficio de los guardaislas de Agro Rural permite salvaguardar la vida de las aves guaneras y cuidar el valioso fertilizante orgánico que se extrae de islas y puntas guaneras en beneficio de los pequeños agricultores de todo el país.