Una nueva cepa del coronavirus SARS-CoV2, más difícil de detectar por los tests PCR clásicos, fue descubierta en la Bretaña francesa (noroeste), pero las autoridades descartan que sea más grave o contagiosa que la variante original.