Roger Federer se autodescartó esta semana para los Juegos Olímpicos de Tokio. Pero puede congratularse de haber vendido el 100% de sus prendas y raquetas subastadas en Christie's por cerca de cuatro millones de euros (4,7 millones de dólares).