El oeste de Estados Unidos, afectado por una sequía extrema, se preparaba este viernes para una mayor destrucción derivada de incendios forestales, ante la imposibilidad de contener un gran siniestro que avanzaba en el sur del estado de Oregón y pronósticos de peligrosas tormentas de rayos en California.