Es muy común que con la llegada del frío nuestro organismo sea más propenso a desarrollar gripes, resfríos y enfermedades respiratorias. En ese sentido, una alimentación balanceada podría disminuir el riesgo de enfermar o hacerlo de forma severa.