El Gobierno de Estados Unidos aseguró este viernes a los padres o tutores de menores indocumentados detenidos en la frontera que "no habrá consecuencias migratorias" por acudir a recogerlos, en un intento de acortar el tiempo que pasan esos niños en sus instalaciones.