La Casa Blanca aseguró este miércoles que aún está investigando el ataque contra una base iraquí en la que están destinadas tropas de Estados Unidos y no descartó tomar represalias, pero dijo que evitará cualquier respuesta "precipitada" que pueda inflamar las tensiones en la región.