Estados Unidos se declaró "horrorizado" este miércoles por la "atroz violencia" de los militares birmanos en la sangrienta represión de las protestas contra el golpe de Estado en ese país.