Decenas de miles de personas desafiaron las restricciones impuestas por el coronavirus en todo el mundo para celebrar, en ocasiones en peligrosas condiciones, el Día Internacional de la Mujer y denunciar la violencia contra las mujeres.