Los padres que tienen altos niveles de estrés y que no pueden manejar adecuadamente sus emociones provocan un impacto negativo en la conducta y las relaciones sociales de niños y adolescentes en proceso de formación.