Hace algunos años se hablaba de la cuarta revolución industrial y cómo la tecnología lideraría este cambio. Sin embargo, con la crisis sanitaria, las empresas se vieron obligadas a adaptarse rápidamente para sobrevivir.