Investigadores de la Universidad Nacional Toribio Rodríguez de Mendoza han desarrollado una tecnología orientada a solucionar el problema de la vida útil de la carne de la trucha arco iris eviscerada refrigerada mediante la utilización la pulpa del fruto del café como fuente de antioxidantes.