El seleccionado peruano Christian Cueva volvió a gritar ¡arriba Perú!, aunque esta vez no fue defendiendo la Bicolor en un estadio. A unos días de participar en la Copa América eligió la región Cusco para recargar energías y junto a su esposa, Pamela López, recorrió el Valle Sagrado y el parque arqueológico de Machu Picchu, de los cuales quedó maravillado.