De pulpa cremosa y refrescante con un cautivante sabor dulce, ligeramente ácido, y con un aroma seductor que se percibe a la distancia, la chirimoya es otra de las frutas oriundas del Perú que se erige como un superalimento disponible en este otoño gracias a sus propiedades nutritivas y medicinales que optimizan el funcionamiento del organismo y, sobre todo, del sistema inmune frente a las enfermedades.