Una serie de empresas que brindan el servicio de turismo desde el centro histórico de Lima hacia el cerro San Cristóbal fueron intervenidas por las autoridades por ofrecer rutas prohibidas y no cumplir las medidas que garanticen la seguridad del público consumidor.