La alcaldía de Rio de Janeiro, una de las ciudades brasileñas más afectadas por la pandemia, aprobó la entrada de público a la final de la Copa América-2021 que se disputará el sábado entre Argentina y Brasil en el Maracaná, que podrá albergar hasta el 10% de su capacidad máxima.