Brasil aprobó el viernes el registro definitivo de la vacuna británica de AstraZeneca contra el coronavirus, alegando que "los beneficios superan a los riesgos" pese a que el inmunizante ha sido suspendido en varios países europeos por posibles efectos colaterales indeseados.