La moneda fue creada con el objetivo de facilitar los intercambios comerciales, pero a medida que pasaron los siglos el manejo de las unidades monetarias en los distintos países ha sido un factor clave en el desempeño económico de las naciones.