Las autoridades australianas observan una "estabilización" del brote de la covid-19, vinculado a la variante delta, en Sídney, la ciudad más poblada del país y que cumple su tercera semana de confinamiento.