Las autoridades australianas aumentaron este viernes las medidas de restricción social sobre la ya confinada ciudad de Sidney, la segunda más poblada, tras detectarse un nuevo récord de contagios diarios de covid-19 con la altamente contagiosa variante delta.