Dos semanas después de haber sido condenado por corrupción, el expresidente de Francia, Nicolas Sarkozy, es juzgado a partir de este miércoles por haber excedido presuntamente el límite legal de gastos de campaña durante su fallido intento de reelección en 2012.