Basado en la técnica de falsificar e-mails de remitentes legítimos, los casos de spoofing han ido en ascenso en los últimos meses. Según datos de Kaspersky, entre abril y mayo de este año, el número total de casos detectados de ataques de este tipo casi se duplicó pasando de 4.440 a 8.204.